La Fou – Els Amelers

Garnacha blanca. D.O. Terra Alta.

De color amarillo pálido y con una rica expresión aromática, en la que las notas cítricas y florales dan paso a matices de fruta madura y almendra tierna. En boca, tiene una generosa estructura y una acidez vivaz, con un prolongado final.

Pionero en el estilo de garnacha blanca, se realizan diferentes trabajos para extraer las mejores virtudes de cada viñedo.

En los viñedos más jóvenes se realiza una vendimia más temprana, para potenciar la acidez y la fruta más primaria; los viñedos más viejos se vendimian en un estado de maduración más avanzado.

La uva se entra a bodega y se refrigera a 5ºC. Se aplica una línea de trabajo en depósitos de acero inoxidable para potenciar un núcleo joven y vivo, una línea de trabajo en huevo de hormigón para potenciar el volumen, la acidez y la pura expresividad varietal y una línea de trabajo en roble para potenciar la estructura, la elegancia y la longevidad del vino.

Fermentación y crianza de 6 meses sobre lías en huevos de hormigón y en depósitos de acero inoxidable. El 10% del vino se cría en barricas de roble de 300 litros.

Con su nombre rinde honor a los almendros que conviven con las cepas en los viñedos de Terra Alta.

La Bodega

FOU (garganta) f.loc // Cala estrecha // Barranco o paso estrecho por donde se abre un curso fluvial o una riera. Característica de la orografía de la Terra Alta.

LAFOU Celler nació el año 2007 con la ilusión de elaborar unos vinos que reflejen la grandeza de la garnacha y de una comarca vinícola tan extraordinaria como la Terra Alta.

Su paisaje, las terrazas de viñedo y las fous son el paraje idóneo para que esta variedad se exprese con su mayor plenitud.

Fue Ramon Roqueta Segalés – miembro de una familia con una larga tradición vinícola que remite al siglo XII – quien emprendió este proyecto personal.

Durante sus estudios de enología en Francia la variedad garnacha lo sedujo por su expresión y elegancia. Fue entonces cuando empezó a incubar la idea de desarrollar un proyecto basado en esta variedad, buscando el territorio donde mejor se expresara.

La región de Terra Alta le cautivó por su estilo de garnacha – frescor, tipicidad y autenticidad -, por su tradición vinícola, por su paisaje característico de valles y fous, por su autenticidad y por sus tradiciones. Y es con esta premisa que desde sus inicios LAFOU busca expresar al máximo la identidad del territorio y de la garnacha, aunando el respeto por la tradición con la vocación de innovación y de contemporaneidad.